NUEVO AÑO, NUEVAS NORMAS
9 enero, 2019
UN VEHÍCULO COMERCIAL SIN CARNET
1 febrero, 2019
Show all

AHORRA COMBUSTIBLE EN LA CIUDAD

ahorra combustible

Una de las grandes preocupaciones de los conductores es, el consumo de combustible, sobre todo tras la subida de su precio, en el último año.

Aunque el ahorro no lo veamos a corto plazo, sí que es cierto que a la larga, nuestra forma de conducir y tener en cuenta ciertos aspectos, va a repercutir a favor de nuestro bolsillo.

 

 

  • El mantenimiento del coche

 

El paso por el taller de nuestro vehículo, no debe ser solo cuando nos enfrentamos a una avería. El buen estado va a ser clave, para la optimización del consumo de combustible.

Usar unas ruedas eficientes, con la presión exacta, va a suponer ya unos céntimos de ahorro. También el buen estado de bujías, filtros y aceites, ayudará para un mejor funcionamiento y menor gasto en la gasolinera.

El peso del coche repercute en el consumo, aligerar el maletero es otra medida, ya que en muchas ocasiones, va lleno de cosas que no necesitamos.

 

 

  • Aceleración

 

El conductor tiene mucho que ver en el consumo, está comprobado que a mayor agresividad en la conducción, mayor consumo.

Cuando partimos de parados (paso de cebra,semáforo) debemos acelerar de forma paulatina, hacerlo de forma brusca no nos hace ganar demasiado tiempo y sí gastar combustible, de forma innecesaria.

No apurar las marchas y cambiar con suavidad hará que “sufra” menos el embrague y sumará al ahorro.

 

 

  • Evita atascos

 

Cuando circulamos por la ciudad, sobre todo si hacemos trayectos rutinarios, conocemos perfectamente la zona y horas de mayor confluencia de tráfico. Evitarlos, aunque no siempre, está en nuestra mano.

Rutas alternativas, aunque hagamos algún kilómetro de más, pueden ser más beneficiosas que la situación de estar parados, con el motor en marcha y avanzando muy poco a poco.

 

 

  • Anticiparnos y estar atentos a la conducción

 

Aunque parezca mentira la concentración, cuando estamos al volante, puede ser aliada en el ahorro. Ver lo que tenemos delante, nos da la opción de anticiparnos a las situaciones, que se den en la ciudad.

Si estamos atentos veremos por ejemplo, un coche que está en doble fila y nos va a dificultar el paso. Tendremos tiempo de cambiar de carril, de manera suave.

Ver que el semáforo está cambiando y se pone en rojo, hará que no aumentemos la velocidad y así quitamos presión al acelerador. Reducir la velocidad poco a poco, puede dar como resultado que al llegar, esté en verde o que si está aún en rojo, hayamos gastado menos combustible, que acelerando y frenando de golpe.

En casos así las ruedas, embrague y frenos se verán menos afectados también.

 

 

  • Distancia de seguridad

La distancia que hay que guardar, con el coche que llevamos delante, siempre es importante, pero en ciudad aún más.

Si vamos muy cerca, cualquier cambio de ritmo que haga el vehículo delantero, va a repercutir a nuestra conducción. Evitar tirones y frenadas bruscas, depende de nosotros, ya que sabemos que son negativas para la salud del coche y para el gasto.

Cuando llevamos la distancia deseada, si vemos que el anterior frena, nosotros podemos simplemente dejar de acelerar. Volver a la velocidad que llevábamos, desde la desaceleración es mucho más eficiente, que frenar bruscamente para volver a acelerar.

 

Con estos consejos quizá no notemos el ahorro, en la primera visita al surtidor, pero gota a gota, al final el cómputo va a ser beneficioso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies